Cómo sobrevivir en un bosque

Investiga primero

No ingreses directamente al bosque; primero debes conocer bien los alrededores. Estudia el mapa del área que visitarás.

Platica tu plan de viaje con alguien más

Asegúrate de que alguien sepa exactamente a dónde vas y cuánto tardarás.

Lleva suplementos de supervivencia

Algunas de las herramientas básicas de supervivencia son el cuchillo, los fósforos, una cuerda, un silbato, la brújula, tabletas purificadoras de agua, una manta isotérmica…

Lleva algún aparato de comunicación

Un celular con una batería adicional o una radio de banda ciudadana portátil pueden ser la mejor opción para conseguir ayuda si estás perdido o lesionado.

Si te pierdes, no entres en pánico

El pánico es más peligroso que cualquier otra cosa, ya que interfiere con el funcionamiento de la herramienta de supervivencia más adecuada, útil y versátil: tu mente.

Oriéntate

El lugar en el que te encuentres se convertirá en tu “punto cero”. Busca una forma de marcarlo, ya sea usando un pedazo de tela, una pila de piedras, una hoja de papel o cualquier otra cosa que pueda verse a la distancia.

Permanece en un lugar

Esto no solo aumenta las probabilidades de que te encuentren, sino que también reduce la cantidad de energía que tu cuerpo utiliza y la cantidad de agua y comida que necesitarás.

Enciende una fogata

Enciende una fogata de tamaño adecuado con carbón suficiente como para que se mantenga caliente por muchas horas y asegúrate de tener mucha madera seca adicional.

Da señales de tu ubicación

Haz ruido silbando, gritando, cantando o golpeando dos rocas.

Explora el área

Si bien no debes desplazarte mucho por los alrededores, debes explorar las áreas cercanas para encontrar elementos de utilidad.

Busca una buena fuente de agua

En un caso de supervivencia, puedes durar hasta tres días sin beber agua, pero al final del segundo día no te sentirás muy bien; encuentra agua antes.

Purifica el agua

Un método rudimentario de purificar agua es tomar una olla y calentar el agua. Para matar a las bacterias de forma efectiva con este método, el agua debe hervir por tres minutos como mínimo.

Crea un refugio

Si no cuentas con un refugio adecuado, estarás totalmente expuesto a las condiciones climáticas y correrás el riesgo de sufrir una hipotermia o un golpe de calor, dependiendo del clima. Busca un árbol, maleza o cuevas.

Busca comida segura

Ten en cuenta que la mayoría de los adultos sanos pueden sobrevivir hasta tres semanas sin comida, salvo que haga frío. Es mejor estar hambriento y sano en lugar de enfermo.

Compartir